Las certificaciones para Centros de Procesos de Datos de Uptime Institute son unas de las más reconocidas del mercado y, a menudo, son exhibidas por estos con orgullo. Quién no ha oído una afirmación del estilo: “¡Nuestro CPD es Tier III / III+ / IV! Así que es de lo más seguro…”

Y, evidentemente, ante esa afirmación, ¿cómo plantearse alguna duda? Bueno, al menos, hay que plantearse una, ¿qué tipo de certificación es la que han obtenido? Efectivamente, Uptime Institute emite cuatro tipos de certificados:

  • Planificación
  • Documentos de diseño
  • Construcción
  • Sostenibilidad Operativa

Las certificaciones de planificación tienen en cuenta los requisitos de disponibilidad, fiabilidad, capacidad y rendimiento definidos, junto con el horizonte de expansión, analizando tanto las motivaciones de negocio como parámetros funcionales, tales como selección del lugar, arquitectura, infraestructuras mecánicas o de soporte.

Las certificaciones de diseño confirman la funcionalidad y capacidad identificadas en las especificaciones de ingeniería y arquitectura. Estas certificaciones aseguran que los planes se han configurado para cumplir con los objetivos de disponibilidad mediante el análisis de los elementos mecánicos, eléctricos, estructurales y de localización conforme al documento de Topología de Uptime.

Las certificaciones de construcción son las que aseguran que unas instalaciones han sido construidas según fueron diseñadas, y se ha verificado que son capaces de cumplir los requisitos de disponibilidad definidos. Para esta certificación es necesario una demostración en vivo en condiciones reales, así como la validación del rendimiento conforme a los objetivos establecidos.

Y, finalmente, las certificaciones de sostenibilidad operativa son las que analizan las operaciones en todo el ciclo de vida del centro de datos. Estas certificaciones consideran los elementos que impactan en la disponibilidad a largo plazo: gestión & operaciones, características de construcción, y ubicación de la localización, asegurando que las operaciones están alineadas con los objetivos de negocio de la organización, las expectativas de disponibilidad y la misión.

Por tanto, la próxima vez que alguien argumente que su CPD es Tier-lo-que-sea, pregúntele, al menos, de qué tipo de certificación se trata porque, a menos que sea de sostenibilidad operativa, el resto solo son indicios de que van por el buen camino, pero no que sea una realidad.

Por este mismo motivo, las calificaciones de LEET Security analizan los servicios en operación, porque lo que tiene sentido que el usuario valore son las medidas de seguridad que están operativas en el servicio, no las que se pensaron, las que se diseñaron o las que se implantaron en algún momento en el tiempo.

 

Puedes seguirnos en twitter.com/leet_security

10 de febrero de 2016