Hace unos días se publicaba una columna en Cinco Días con el título 'Confianza en la nube'. En ella se destaca algo con lo que no podíamos estar más de acuerdo: "La selección del sitio y del proveedor de la nube es una opción estratégica que impacta directamente en el negocio de estas empresas".

Por dicho motivo, el autor de la columna recomienda considerar:

  • la disponibilidad,
  • la seguridad y los niveles de certificación y pone, como ejemplo, la ISO 27.001
  • la conectividad
  • el rendimiento
  • el estado de madurez de los servicios prestados
  • la estabilidad financiera
  • la ubicación física, y
  • el cumplimiento de la legislación

De todos ellos, la mitad (disponibilidad, seguridad, estabilidad financiera y cumplimiento de legislación) son elementos considerados por la calificación de leet security, y el resto, excepto la ubicación física, son elementos operativos (conectividad, rendimiento y madurez de los servicios) que lógicamente también han de ser valorados por el potencial comprador de servicios cloud.

Por este motivo, consideramos que el uso de la calificación es una herramienta que favorece el uso de los servicios cloud puesto que, además, permite identificar diferentes niveles (cinco) en la madurez y robustez de los controles y en los mecanismos de resiliencia implementados por el proveedor.

Puedes seguirnos en twitter.com/leet_security

4 de mayo de 2015