LEET Security ofrece seguridad y confianza a la hora de seleccionar un proveedor TIC

El Objetivo de LEET Security es facilitar los procesos de contratación de servicios TIC mediante la simplificación de la evaluación de su seguridad.

LEET Security cubre la carencia de un sistema objetivo que normalice los criterios y minimice desigualdades en el proceso de selección de las empresas que concurren en el mercado de servicios TIC, evitando la selección adversa.

A través de su sello, la agencia LEET Security etiqueta los diferentes servicios TIC ofrecidos por los proveedores en función de una evaluación exhaustiva y rigurosa de las medidas de seguridad que incorporan, la fiabilidad del proveedor y los mecanismos de resiliencia aplicados.

¿Por qué exigir el sello LEET Security? ¿Por qué tener el sello LEET Security?
Perspectiva de usuario

¿Cómo comparar dos servicios similares? ¿Tendrán los servicios contratados el nivel de seguridad que yo necesito? ¿Qué ocurre si el proveedor sufre un incidente?

Perspectiva de proveedor

¿Cómo garantizar confianza en mis servicios?, ¿Cómo diferenciarme de la competencia en base a mis inversiones en seguridad? ¿Cómo puedo segmentar mi oferta?

He aquí algunas de las ventajas que tanto desde el lado del proveedor de servicios como desde el de la empresa o usuario que los contrata, aportadas por la calificación de los servicios del sello LEET:

Ventajas

La calificación de LEET Security

Fomenta la transparencia:

Todos los usuarios pueden conocer los niveles de calificación de un servicio y disponer de un mecanismo de denuncia en caso de incumplimiento de las condiciones necesarias.

Limita el conflicto de intereses habitual en terceros de confianza:

El sistema de LEET Security, basado en la autoevaluación tutelada, reduce la posibilidad de conflicto de intereses y fija la responsabilidad en el lado del proveedor de servicios.

Simplifica el entendimiento del nivel de seguridad:

No se precisa un experto para evaluar si el servicio a contratar es el adecuado al propio perfil de riesgo.

Reduce los costes de implantación:

El modelo de autoevaluación tutelada permite a los proveedores su adscripción sin tener que hacer frente a grandes costes de adaptación, simplemente propiciando la formación de sus profesionales de seguridad en el modelo de calificación y en la demostración mediante la evaluación inicial y auditorías aleatorias de la adopción de las medidas requeridas para un determinado nivel.

Racionaliza el proceso de auditorías:

Al utilizar el sistema de calificación que incorpora los controles de las normativas y estándares más difundidos, los proveedores de servicios TIC pueden simplificar los procesos de auditoría al evitar pruebas repetitivas de los mismos controles (principio "audita una vez y utiliza varias veces").